Barrio la Latina sigue encantando a quienes le visitan

Barrio la Latina sigue encantando a quienes le visitan

Vamos a comenzar un pequeño viaje textual en relación a uno de los barrios más antiguos y carismáticos que podemos encontrar dentro del territorio de Madrid como lo es La Latina. Sus calles nos muestran un trazado que perdura desde hace siglos, tal y como se puede llegar a apreciar en el plano de la Villa de 1656.

Nombres como puerta de Moros o plaza de la Cebada, calle de la Morería y la Latina, por supuesto, nos hacen dar un paseo en el tiempo y recordar cuando esta zona era vista como el verdadero “centro de la vida en la ciudad”.

Para el Ayuntamiento de Madrid, esta parte de la ciudad hace parte del barrio denominado Palacio, ubicado dentro del distrito Centro. Cabe mencionar que, también se puede encontrar un distrito que posee el nombre de “Latina” y que se encuentra mucho más al sur.

Pero si le preguntas a todo madrilense te dirá que ese lugar que consigues entre la calle Segovia, las Vistillas, la Puerta de Toledo, el Rastro y la plaza de la Cebada, no tienen otro nombre que no sea el de “La Latina”.

En relación a su particular nombre, fue tomado de doña Beatriz Galindo, quien fuese humanista y preceptora de la familia de los Reyes Católicos. Era llamada “la Latina” cuando fue maestra de latín de la reina y sus hijas.

Podemos apreciar también que el hecho de que este importante barrio madrilense se encuentre cerca de la Puerta de Sol, lo convierte en una zona que se encuentra muy bien situada, con mucha tradición, y el paso del tiempo puede verse reflejado con el contraste de lo actual cercano a los callejones estrechos y la distribución de las casas que datan de la Edad Media.

¿Algo más que se pueda contar sobre la latina?

Este barrio ha visto ocurrir una buena cantidad de hechos históricos dentro de la ciudad de Madrid que definitivamente dejaron su huella en esta zona madrilense. Una referencia que se puede observar hacia el pasado de este lugar son las distintas iglesias que se pueden encontrar dando un recorrido por la zona.

Por ejemplo, tenemos la Basílica de San Francisco el Grande, así como la iglesia de San Andrés que también es conocida como la de San Pedro el viejo. Esta última cuenta con la famosa leyenda de las campanas misteriosas. Y es que, cuando una campana llega a lo alto de una torre es inevitable pensar y preguntarse, ¿Cómo habrá llegado hasta allí?

Esto le pasó a los madrileños en el siglo XVI, que no podían establecer cómo fue posible que en lo alto de la iglesia de San Pedro el Viejo estuviese una campana tan grande. Esto solo lo explica una leyenda que cita que, los obreros encargados de elevar la campana como no sabían cómo lograrlo, por el gran tamaño de la misma, solo la dejaron en el suelo y se fueron a casa a buscar la manera de hacerlo.

La cuestión es que al otro día por la mañana se escucharon unas campanas, que no eran más que las del campanario de la iglesia de San Pedro el Viejo. Por lo tanto, nadie podía dar respuesta a como llegó la campana a lo alto del campanario, ni tampoco se sabía quién o quiénes fueron los responsables.

Por otro lado, también si te encuentras en La Latina, te invitamos cada domingo por la mañana a hacer un recorrido por el Rastro de Madrid que es toda una tradición madrileña. Esto no es más que dar un paseo por el mercadillo más popular y genuino de Madrid.

En él se puede apreciar como todos los domingos y días festivos se congrega allí una grandísima cantidad de personas que van de un lado a otro observando los diferentes puestos buscando alguna ganga u objeto particular que atraiga su atención para así, llevárselo a casa.

Otra característica muy particular de la latina es “el tapeo”. Para quien no sean de aquí, permítenos explicar brevemente esto, el tapeo viene a ser uno de los principales rasgos dentro de la gastronomía española. Las tapas consisten en pequeñas cantidades de comida que son servidas en bares con el fin de acompañar una bebida. Es algo muy común dentro de España irse de tapas, es toda una tradición irse de bar en bar junto a los amigos a comer y a beber.

Para finalizar, podemos también señalar el gran número de terrazas. En cuanto a sus calles son peatonales en su gran mayoría. También puedes encontrar una buena variedad de restaurantes para cenar así como, lugares en los que podrás ir por la noche. La Latina lo tiene todo; historia, modernismo, comida, música, bebida y mucho más. Es sin duda un lugar totalmente especial para recorrer y disfrutar ya sea solo o acompañado.

No Comments

Post A Comment