Por qué no alimentarse de productos ultra procesados

Por qué no alimentarse de productos ultra procesados

Por qué no alimentarse de productos ultra procesados

La alimentación es un aspecto importante en el desarrollo de nuestra vida, pues una alimentación sana y de calidad conlleva a que nuestro cuerpo se comporte adecuadamente para generar un estado saludable, pero no siempre cumplimos con esto. Solemos consumir alimentos que no son para nada beneficiosos y no están contenidos en ningún tipo de dieta equilibrada.

Uno de los errores alimenticios más comunes que cometemos es consumir lo que se conoce como productos ultra procesados, pero antes de poder hablar sobre este punto aclaremos a qué nos referimos cuando hablamos de este tipo de productos. Son aquellos que se elaboran a nivel industrial, los cuales son envasados y empaquetados para su distribución y consumo.

En muchas ocasiones, tales productos ya están totalmente listos para el consumo, pues no necesitan de preparación alguna ni de ser cocinados, pero a pesar de ello, no representan un alimento en su forma natural y además, contienen altas cantidades de azúcares, grasas y sal.

 Si hablamos de su valor nutricional, es considerablemente bajo. No es un secreto que el consumo de este tipo de productos se ha popularizado a nivel mundial, pero si somos personas que nos preocupamos por el estado de nuestra salud, el consumo de estos productos ultra procesados debe ser limitado o eliminado totalmente de nuestras dietas, para lograr así, una alimentación mucho más saludable.

     No son productos que puedan calificarse como comida, pues dicho término se aplica a los alimentos que consumimos y aportan todos los nutrientes que nuestro cuerpo necesita, pero estos, como ya mencionamos son preparaciones industriales, que están listas para el consumo con poca o nada de preparación. Son productos insanos y estimulan el apetito artificialmente además, su consumo está estrechamente relacionado con enfermedades, algunos de los productos que encajan en esta descripción son:

  • Las papas fritas
  • Helados
  • Hamburguesas y perros calientes
  • El pollo frito así como, cualquier otro tipo de carne que se encuentren congelados
  • Sopas en lata
  • Leche condensada y lácteos que contengan sabores y azúcares añadidos
  • Bebidas alcohólicas
  • Gaseosas

Por qué no debemos consumir este tipo de productos

Estos productos no representan realmente ningún tipo de alimento que brinde lo que nuestro cuerpo necesita, sino que más bien constituyen una larga lista de ingredientes mezclados, dichos ingredientes pasan por un tipo de procesamiento previo como por ejemplo:

  • La hidrogenación
  • Fritura de los aceites
  • Hidrólisis de las proteínas
  • Refinación y extrusión de harinas o cereales

En la gran mayoría de estos alimentos es normal encontrar por ejemplo: sal, grasas poco saludables, azúcar y aditivos, aunque lo cierto es que, lo que más abundan son productos que presentan ¡las cuatro a la vez! De igual modo, podemos encontrar en los productos ultra procesados la presencia de harinas refinadas, que solo aportan a nuestro organismo lo que se conoce como calorías vacías, totalmente perjudiciales para nuestra salud.

Si nos fijamos un poco más en los ingredientes que componen a estos productos se puede apreciar que entre estos predominan los conservantes, aditivos, disolventes, edulcorantes y otros elementos que potencian el color y sabor pero que no son naturales ni favorables para la salud.

Algo muy negativo que se ha determinado es que, consumir este tipo de productos crea cierta dependencia a ellos o adicción, porque son muy económicos, de fácil preparación o que no necesitan ninguna preparación y ciertamente son apetitosos y además, pueden durar por mucho tiempo. Esto hace de tales productos algo muy buscado y consumido la mayor parte del tiempo, sobre todo para horrar tiempo y dinero, sin tener en cuenta las consecuencias de su consumo.

Finalmente, el problema también recae en que no solo los adultos consumen estos productos, los más pequeños también, por lo que, desde edades muy tempranas podemos comenzar a ver que, problemas como la obesidad y la diabetes van desarrollándose debido a una mala alimentación, basada en este tipo de productos.

Muchas veces esta mala alimentación se debe a la falta de información que los padres tienen en relación a estos casos, pues lo mismo que ellos consumen es lo que brindan a sus hijos pensando que los alimentan adecuadamente, cuando la realidad es que le están brindando productos muy perjudiciales para la salud y nada nutritivos.

No Comments

Post A Comment